Diputado Celis Montt pide que se designe un delegado presidencial por emergencia ambiental en Quintero y Puchuncaví.

En medio de la polémica por la determinación de responsabilidades y el fuerte daño a la salud y al medioambiente de la comunidad de Quintero y Puchuncaví, el diputado Andrés Celis Montt pidió al Presidente Sebastián Piñera que designe un delegado que se dedique exclusivamente a la emergencia.

El diputado Andrés Celis Montt solicitó formalmente al Presidente Sebastián Piñera que designe un delegado presidencial que adopte todas las medidas necesarias para enfrentar la grave emergencia de salud y ambiental que afecta a la comunidad de Quintero y Puchuncaví.

El parlamentario de Renovación Nacional, indicó que la situación por la que pasa el cordón industrial requiere medidas extraordinarias, tal como se ha instaurado en el proceso de reconstrucción o campamentos en nuestro País, cuando el ejecutivo designó personas con dedicación exclusiva y plena confianza de la máxima autoridad del Estado.

La solicitud del diputado de las comisiones de Salud y Derechos Humanos, se da en atención a la pugna que surge luego de que autoridades regionales de gobierno culparan a la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) del desastre ambiental. Responsabilidades que fueron negadas por la misma estatal, quienes no descartaron acciones legales si las investigaciones confirman que no fueron quienes emitieron los contaminantes.

Según explicó Celis Montt,  su petición no apunta a excluir a las autoridades Regionales, Superintendentes e incluso Ministeriales, sino más bien fiscalizar las labores mediante una persona con dedicación exclusiva, que tenga las facultades para coordinar a todos los servicios públicos en pos de la comunidad.

Junto a  eso, las labores de un delegado serían ordenar, accionar y agilizar el Plan de Descontaminación para las comunas de Concón, Quintero y Puchuncaví que hoy nuevamente se encuentra entrampado en el Ministerio del Medioambiente, luego que la Contraloría General de la República resolviera no tomar razón del documento presentado en el gobierno de Michelle Bachelet por no ajustarse a derecho.