Diputada Erika Olivera presenta proyectos para que el taca taca sea reconocido como deporte y se cree el Día Nacional de esta actividad

La diputada de Renovación Nacional Erika Olivera presentó dos proyectos de ley con el fin de que se establezca el día 9 de noviembre como el Día Nacional del Taca Taca o Fútbol Mesa y que éste sea reconocido como deporte nacional.

La iniciativa de la parlamentaria busca concientizar a la comunidad acerca de la existencia de esta actividad que lleva años practicándose en el país, el que de acuerdo al proyecto, entrega beneficios deportivos, de salud, recreación e inclusión.

Asimismo, sostuvo que en el país hay competidores de esta disciplina. “El taca taca para nosotros es una disciplina muy tradicional y desde niños, yo creo que todos lo hemos jugado y a nivel internacional hay competencias de fútbol mesa. En Chile está el Club Nacional de Taca Taca, en la comuna de Recoleta, que levan cuatro años participando de estos torneos internacionales”.

También recordó que a fines del mes pasado se llevó a cabo en Chile el primer Campeonato Internacional de Taca Taca o Fútbol Mesa, que reunió a representantes de seis países, adheridos a la International Table Soccer Federation (ITSF).

En este sentido, la diputada Erika Olivera reveló que pese a que nuestro país está adscrito a la ITSF, “el Instituto Nacional del Deporte (IND) no reconoce al Fútbol de Mesa como deporte e, incluso, Chile ha debido participar como Club y no como Selección Nacional, lo que trae como consecuencia que, a pesar de estar representando al país, estos no puedan contar con el apoyo económico del Estado”.

Lo anterior, la llevó a elaborar estos proyectos de ley con el fin de que esta disciplina sea reconocida a nivel nacional y así quienes lo practican como un deporte también sean beneficiados con recursos para viajar a los campeonatos internacionales, pues hoy financian su participación en estos campeonatos solo con autogestión.

“En la práctica continua de esta disciplina queda de manifiesto las bondades de dicha práctica, tales como el compañerismo, concentración, su capacidad inclusiva, pues todos pueden practicarlo, la generación de disciplina, herramientas de inserción, integración y fomento de las relaciones sociales. Es un deporte que entrega valores, ayuda a muchas personas a vencer problemas de drogas y alcohol, por lo tanto no es solamente para tener resultados deportivos, sino que también para el desarrollo integral de las personas”, remató.