Diputado Bernardo Berger alerta sobre grave crisis en el Turismo y llama a implementar medidas de rescate

  • 97 mil empresas de distinto tamaño conforman el mercado turístico en Chile, que hasta antes del estallido social y de la pandemia era el más sostenible del país con una participación del 11,2% del producto interno bruto. A la fecha se han perdido 40 mil empleos y la cosa no mejora.

Se estima que más de 40 mil puestos de trabajo se han perdido en el sector turismo desde marzo en el país. Por eso, el diputado de Renovación Nacional Bernardo Berger llamó a establecer mecanismos urgentes de apoyo al rubro en medio de la crisis sanitaria por Covid-19.

Ello, en el contexto de la sesión especial con que esta semana en la Cámara de Diputados analizó los daños producto de la crisis que atraviesa la industria turística y sus servicios asociados, así como la situación de los trabajadores dependientes del rubro y eventuales medidas para contener el escenario actual.

Al respecto, Berger afirmó que “la industria del turismo en Chile está atravesando la peor crisis de la historia. El impacto que ha sufrido a partir del estallido social del 18 de octubre pasado,  ha tomado dimensiones inimaginables con la actual pandemia y se ha vuelto crítica para quienes dependen de ella”.

“A esta fecha se han destruido más de 40 mil empleos en el turismo, y se han producido pérdidas significativas para el sector, con una caída de un 56,4% en relación al año 2019, según las cifras entregadas por Fedetur; esto no es menor en un mercado donde el turismo representa el 11,2% del Producto Interno Bruto, con 97 mil empresas de todo tamaño que, si no han quebrado, están seriamente tambaleando”, aseguró el legislador de Los Ríos.

De ahí que para Berger sea urgente aplicar cuanto antes un paquete de medidas específicas para el sector durante el  desconfinamiento con apoyo público pues “la crisis es tan profunda, que sin la ayuda del Estado será muy difícil que puedan volver a levantarse”.

“Lo más esencial es buscar mecanismos que faciliten el otorgamiento de apoyo financiero con una mirada de largo plazo, ya que comparando con las cifras del 2019, se estima que el turismo receptivo se demorará 32 meses en recuperarse, es decir, recién el segundo semestre del 2022 podremos observar cifras similares a las que se tuvieron antes de octubre de 2019, siempre y cuando podamos volver a la normalidad social y sanitaria”, sostuvo.

Entre las medidas que a juicio de Berger es necesario implementar cuanto antes, figuran la posibilidad de otorgar créditos blandos especialmente para las pequeñas y medianas empresas con 100% de garantía estatal; subsidios de apoyo al turismo y la gastronomía; flexibilizar regionalmente las restricciones de Plan Paso a Paso atendiendo a las diferentes realidades del país; abrirse a condonaciones tributaras; y aumentar de 6 a 12 meses el plazo para comenzar a pagar el Crédito Fogape otorgado a las empresas de turismo, así como también aumentar el plazo de pago de 48 a 96 meses.

FUENTE: Oficina Parlamentaria