OPINIÓN, Diputado Bernardo Berger: “Agenda nacional de Seguridad”

Iniciativas como la Ley Juan Barrios que endurece las penas por la quema de vehículos, las nuevas herramientas para el combate al narcotráfico, o el robustecimiento del Sistema Táctico de Operación Policial (STOP) son medidas urgentes donde se requiere alcanzar acuerdos nacionales para poder avanzar.

De ahí que sea tan relevante los puntos encuentro que esta semana tuvo La Moneda con el poder Legislativo, particularmente con la mesa del Senado y de la Cámara Baja, para fijar una hoja de ruta común, una especie de agenda conjunta en materia de seguridad pública.

Y es que a la hora de las encuestas, los balances y las percepciones, no hay espacio a dudas. La seguridad, así como la salud y el empleo, son temas de primera importancia para la ciudadanía, y más allá de los matices parciales, ideológicos o técnicos que pueda haber en una u otra vereda política, lo cierto es que requieren un tratamiento conjunto para pasar de los proyectos, a la materialización.

En tal sentido, resulta clave que exista diálogo permanente, debate constructivo y coordinación a la hora de fijar las prioridades entre el poder Ejecutivo y el Legislativo en un ámbito como la seguridad y el combate al crimen, más aún cuando en muchas ciudades del país vemos que algunos tipos de delitos aumentan y la violencia recrudece, más compleja y con patrones más organizados.

La actual Agenda de Seguridad al interior del Congreso Nacional incluye entre otras, la ley Juan Barrios, el proyecto de Sistema Táctico de Operación Policial (STOP), la Ley de Control de Armas, la ley corta antiterrorista, el proyecto de ley de Combate al Narcotráfico, el Sistema Nacional de Inteligencia, el de Combate al Crimen Organizado, y el de ley de Defensoría de las Víctimas.

Entre el gobierno y el Congreso este listado en plenamente coincidente, pero se requiere afinar – facilitar, si se quiere decir así- una tramitación más expedita, de forma que no sólo puedan avanzar en la discusión parlamentaria, sino sobre todo contar con las debidas urgencias por sobre otras temáticas, prerrogativa que es exclusiva del Ejecutivo.

A ese listado se suman otros proyectos que deben ver la luz: la reforma que moderniza Carabineros; o  la Ley Anti-Terrorista, que establece técnicas especiales de investigación, tan urgentes en el centro y sur de Chile donde llevamos años siendo víctimas del miedo y de la violencia organizada.

FUENTE: OFICINA PARLAMENTARIA