Retroceso inaceptable en el Barrio Cívico

OPINION:

miércoles 9 diciembre 2020—-. Han sido 15 años de golpear la puerta, presionar, conseguir recursos, forzar avances. Por eso indigna que en este punto, cuando se esperaba el proceso adjudicatorio para empezar a construir el tan necesario Barrio Cívico para la región de Los Ríos, se borre con el codo lo que por tanto tiempo se escribió con la mano.

En lo personal creo que es un profundo error descartar de antemano el proyecto original sin antes agotar todos los esfuerzos, más cuando su bajada se refiere no a falta de inversores interesados en edificar y administrar –porque los hay-, sino a un análisis técnico parcial de interés concesional que a mi juicio no se condice con la realidad.

Es un error porque se trataba de una megainiciativa que generaba inversión y dinamismo a la economía local en su fase constructiva, y gran cantidad de mano de obra. Un error porque a la luz de lo debilitadas que están las arcas fiscales, este proyecto no iba a costar un solo peso al Estado pues la modalidad sería a través del sistema de concesión por 30 años para la empresa que financie, edifique y luego administre por ese periodo.

Pero también promovía desarrollo, calidad y cercanía de servicios. Y para el caso de Valdivia, significaba un tremendo impacto positivo en renovación urbana del sector Estación, fuertemente alicaído, reconvirtiendo un entorno privilegiado junto al río y con un potencial de conectividad intermodal insuperable, que era compatible con navegación, acercamiento terrestre y los esfuerzos de recuperación ferroviaria.

Hoy menos que nunca, no están los tiempos para tirar todo el trabajo realizado estos años por la borda.  Tampoco me cierro a la posibilidad de estudiar la nueva propuesta –hoy sólo una idea- presentada ante el Consejo Regional por parte de la división regional de Planificación y Presupuesto. Dándole el beneficio de la duda, creo que merece ser revisada, aun cuando ya sabemos que es absolutamente minúscula comparada al proyecto original.

Raya para la suma: A mí, como creo que a la gran mayoría de los valdivianos, al final lo que nos importa es que las cosas se hagan. 15 años dándonos vueltas es más que suficiente. No más proyectos de papel. Está bueno que empecemos a concretar cosas.

 

Fuente: Oficina Parlamentaria